miércoles, 23 de agosto de 2017
inicio
 
LD Pascua (A)

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
Con gritos de júbilo anunciadlo y proclamadlo; proclamadlo hasta el confín de la tierra. Decid: el Señor ha redimido a su pueblo, Aleluia. Así comienza la celebración de la Eucaristía de este domingo recogiendo las palabras del profeta Isaías.
Fr. Imanol Larrinaga, OAR - 18/05/2017

La razón del júbilo está claramente definido en la acción del Señor: sentirnos redimidos, algo así como experimentar la nueva vida que el Señor regala y nos hace partícipes a todos para que seamos sus testigos. La fuerza total de la gracia nos hace entrar fundamentalmente en la riqueza de nuestro corazón que se siente consciente del plan divino que se ha desarrollado en nosotros y nos empuja a transmitirlo con gozo a los demás.

         El comienzo de nuestra Eucaristía es un anuncio que, antes de nada, tiene que desarrollarse en le interior de cada uno creyendo lo que Dios ha hecho en nosotros y que, de en verdad y en amor, debemos ser testigos. No se puede ocultar la obra de Dios ni se puede mantenerlo en derecho propio; lo realizado en nosotros es una creación nueva, es espíritu nuevo, es gracia que se nos concede y hace que exista una vivencia interior de fe y de amor para manifestarlo y anunciarlo. El cristiano no puede callar nunca el regalo misterioso que Dios hace en nosotros; exige de nosotros una vivencia personal y que debe expresar en la vida para que los demás vean la obra de Dios y cómo es gracia lo que se recibe sin ningún mérito nuestro. Quien es consciente de la gracia recibida dede estar pronto para dar razón de su esperanza a todo el que nos pidiere.

         Vamos caminando en tiempo de Pascua y, por ello mismo, debemos mirar siempre hacia el misterio de la Resurrección y cómo cada día se nos ha ido manifestando el plan de Dios hacia nosotros de tal modo que no quedemos como espectadores sino como conscientes de asumir nuestra responsabilidad que nos afecta una vez que hemos participado del gran misterio y del cual debemos ser testigos en la vida y en las palabras. Necesitamos tener en cuenta una realidad que supera nuestro entendimiento ya que es un misterio de fe: el que me ama, guardará mi Palabra, dice el Señor; y mi Padre le amará y vendremos a él. Creer esta gran verdad que Dios nos concede debe llevar necesariamente una experiencia de fe y de amor en el corazón y trasladarlo a la vida como expresión de Dios y como gracia que opera en nuestro interior, que lo purifica y la hace constatar que se encuentra amado por Dios. La afirmación del Señor es la expresión total de su amor y nos concede para que sintamos su presencia y vivamos siempre en su gracua hasta el punto que siempre estemos presentes para dar razón de nuestra esperanza a todo aquel que nos pidiere.

         Profundizar en el misterio de Dios en nosotros nos reclama a ser personas totalmente amadas por el Señor y cómo su gracia nos envuelve y nos ilumina totalmente. Por otro lado, es bueno que seamos muy conscientes del poco fruto de nuestra fe y su consiguiente pobrer expresión de la misma ante los demás, lo cual nos debe llevar a examinarnos de la falta de vivir el misterio del amor de Dios, un misterio que es un amor infinito, un misterio de esperanza que constantemente nos indica el camino verdadero de la fe.

         Dios permanece siempre en nosotros como misterio que nos invita a expetimentar lo que nos dice Jesús: el que acepta mis mandamientos y los pone en práctica, ése me ama, y el que me ama será amado por mi Padre. He aquí el programa más hermoso como punto de partida para dar a nuesyra vida el sello de Dios y poder llevar a los demás el camino verdadero de la felicidad: venid a ver las obras de Dios, sus terribles proezas a favor de los hombres. Sin fe no son perceptibles las obras del Señor y, por otro lado, la falta de humildad no descubre tampoco el paso de Dios por la vida. El cristiano humilde, con la mirada en Cristo, es capaz de seguir el verdadero camino en la alegría y en la esperanza verdaderas.

NUESTRA REALIDAD

         Necesitamos pensar si nuestro amor a Dios tiene una base de fe o es solamente una expresión ocasional. Dios es todo y en todo para nosotros desde un amor infinito y desde una bendición que jamás elimina en nosotros. Basta recordar lo que dice Jesús a sus discípulos: No os dejaré desamparados, volveré. Para nosotros es la mayor certeza y la mayor seguridad de tal manera que nunca nos faltará su gracia.   

         De ahí surge la certeza para nosotros: Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Es la expresión más maravillosa que podemos escuchar ya que supone que nunca estamos solos, que nuestra vida se sujeta en la gracúa cómo cada momento de nuesta vida está bendecida. Si en nosotros hubiera una conciencia de asimilación de tanta gracia que se nos regala podríamos vivir y gozar una auténtica presencia amorosa de Dkiso y transmitirla a los demás con alegría.

         La vida, entendida desde la certeza de Dios que jamás se separa de nosotros debe tener un ritmo de humildad y agradecimiento total. De ahí que debiéramos ser conscientes de la responsabilida que nos afecta al ser amados desde siempre y para siempre de Dios. Y en esa seguridad sería real por nuestra parte el aceptar el compromiso de anunciar a los demás: Fieles de Dios, venid a escuchar; lo que Él ha hecho conmigo.

EXAMEN y ORACION

         Los días no pasan en balde y en todos ellos Dios quiere que su presencia y su amor penetren en nuestro corazón para que la vida vaya teniendo el sello de lo divino. Sabemos todos cómo la rutina nos onvade en todos los sentidos y eso hace que lo que nos ocurre en el andar ordinar nos suceda también en nuestra relación con Dios.

         ¿Cuántas veces queremos enfrentarnos a nosotros en un examen de conciencia en el que sea posible descubrir la falta de atención a la gracia de Dios? Estamos en Pascua y deberíamos replantearnos lo que dice la oración-colecta de hoy: Dios todo poderoso, concédenos continuar celebrando con fervor sincero estos días de alegría en honor del Señor resucitado, para que manifestemos siempre en las obras lo que repasamos en el recuerdo. Es una confesión de fe y, a la vez,  es una llamada de atención a nuestra fe que es precisamente ahí donde tiene que encontrarse y manifestarse.

         Nuestro camino cristiano nunca puede conformarse en un mero cumplimiento y esto sucede porque nuestra vida en .la fe está más en un seguir que en un escuchar a Cristo y asumir en serio lo que Él vive y manifiesta patra ser auténticos testigos suyos. Bueno sería ponernos delante de Él y decirle: infunde en nuestros corazones la fortaleza de alimento de salvación.

CONTEMPLACION  

            «El que tiene más mamdatos y los observa es quein me ama»; el que los tiene en su memoria y los observa en su vida, el que los tiene presentes en sus palabras las observa en sus costumbres;      quien los tiene porque los escucha y los observa practicándolos, o quien los tiene porque los lleva a la práctica y los observa perseverando en ellos. «Ése es -dice- quien me ama».

            El amor debe manifestarse en las obras para que no quede en palabra estéril. «Y a quien me ame, le amará mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a mí mismo». ¿Qué significa «amaré»? Deja entender que le ha de amar entonces , pero que no le ama ahora. Deja entender que le ha de amar entonces, pero que no le ama ahora. No ha de entenderse así, Pues ¿cómo podría amarnos el Padre sin el Hijo o el Hijo sin el Padre?  Si su obrar es inseparable, ¿cómo pueden amar de forma separada? Pero dijo: «Yo le amaré», para añadir: «Y me manifestaré a él. Le amaré y me manifestaré»: es decir, le amaré para manifestarme a él.

            Al presente nos ha amado para que creamos y guardemos el mandatio de la fe; entonces nos amará para que le veamos y recibamos la visión misma como recompensa de la fe. También nosotros le amamos ahora creyendo lo que veremos, pero entonces le amaremos viendo lo que hemos creído (San Agustín en el comentario sobre el evangelio de san Juan 75. 2-5).

ACCIÓN. Agradezcamos al Señor las maravillas que nos hace.

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos

© Gestor de contenidos HagaClic